Marzo 2022.

Por: Selvin Montano, Universidad de El Salvador.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) de El Salvador emitió aviso por marea roja, a ese país, el pasado el 26 de enero. Desde entonces se ha mantenido un constante monitoreo.

Como parte de las tareas de seguimiento al evento de marea roja, identificada en enero de este año en la costa salvadoreña, el equipo técnico del Laboratorio de Toxinas Marinas de la Universidad de El Salvador (LABTOX-UES) recolectó muestras de agua superficial y de fondo en varios puntos de diferentes playas nacionales.

Investigadores de LABTOX-UES durarnte las actividades de muestreo en las Costas de El Salvador. (Fuente: LABTOX-UES)

Los puntos muestreados fueron siete y se distribuyeron entre las playas de los municipios de Acajutla y Barra de Santiago. La actividad se realizó el 22 de febrero de 2022 y fue apoyada por la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA).

Las muestras se analizaron en LABTOX-UES a través de dos métodos: conteo en cámara Sedgewick-Rafter, el cual permite cuantificar directamente especies de fitoplancton; y el método Utermöhl, que sirve para sedimentar la muestra de fitoplancton y su posterior análisis en microscopio.  Con ambos procedimientos se estableció la concentración celular siguiendo los procedimientos operativos establecidos en el Sistema de Gestión de Calidad del Laboratorio.

Los resultados determinaron altas concentraciones (528,750 cel/L) del dinoflagelado tóxico Pyrodinium bahamense causante de la marea roja.

Según la investigadora de LABTOX-UES, M.Sc. Rebeca Quintanilla, se puede determinar presencia de marea roja a partir de concentraciones arriba de cien mil células por litro para esta especie.

Quintanilla explicó que “no hay un número estándar internacional para todas las especies, sino que los países lo establecen según los datos históricos que tienen y experiencias previas. En el caso nuestro, para Pyrodinium bahamense, con las concentraciones arriba de las 100 mil células por litro; ya estamos frente a una marea roja que tiene impactos como la que estamos viendo ahorita”.

M.Sc. Rebeca Quintanilla, Investigadora del LABTOX-UES. (Fuente: LABTOX-UES).

Además, los análisis reflejaron la presencia de otras especies potencialmente tóxicas, pero en bajas concentraciones.

Los investigadores recomiendan continuar con el monitoreo de fitoplancton en la zona para verificar la evolución de la marea roja; también, monitorear las concentraciones de saxitoxinas en moluscos de los sitios muestreados ya que aún se encuentran en altas concentraciones celulares de Pyrodinium bahamense.

Y por último, para evitar afectaciones a la salud, es importante acatar las indicaciones del Ministerio de Salud, del Centro de Desarrollo de la Pesca y la Agricultura y del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Leave a comment

Your email address will not be published.